Make your own free website on Tripod.com

Llay-Llay, Capital Mundial del Viento.

Lo que el viento se llevo ¡El ferrocarril!

Portada | Historia | Llay-Llay ramal a Los Andes | Yo soy JoBraCas | Llay-Llay tu escuela | Llay-Llay mi anécdota | Leyendas y Mitos | Deporte al Instante | Personas y Personajes I | Personas y Personajes II | Lo que el viento se llevo ¡El ferrocarril! | Familias del Viento | Graficas I | Graficas II | Graficas III | Graficas IV

A Continuación le entrego este material gráfico que muestra lo que ha sido el auge y caída de Ferrocarriles en la zona de nuestra comuna con material que he encontrado en la red.

Primera Estación de Ferrocarriles en Llay-Llay

A Llay-Llay llegaban los trenes: Aqui se muestra la primera estación de ferrocarriles de Llay-Llay, centro neurálgico de todo el tránsito de la zona central de nuestro país.

Asi era la Estacion el año 1912

Para el año 1912, el estación era un punto de reunión no solamente para viajeros que se dirigían al norte con combinación en La Calera o hacia Argentina vía Los Andes o a Putaendo vía San Felipe, también lo era para el sur del país-

Boletos del Tren en cartón

Historicos boletos del tren, ya sea cuando era EFE o después Merval. Todavía recuerdo cuando niño juntabamos boletos y jugabamos "el que cae encima gana" o las "quema" y pagabamos con estos boletos que equivalían a inexistente dinero. (no porque no existiera físicamente, si no pòrque no teníamos.)

Ayer y hoy del Paso Los Maquis

¿Cómo puede explicarse tanta inversión para después abandonarla? En la gráfserva el paso Los Maquis  cuando recién se habilito la vía Santiago Valparaíso y después cuando del puente no quedo nada para cambiarlo por un terraplen o relleno de tierra. ¡Típico de los chilenos! ¿O no?

Don Rolando Olmos, historiador de Llay-Llay

Típico de los chilenos, eliminamos nuestro patrimonio y después lo transformamos en una atracción turística como acertadamente lo muestra la gráfica captada por don Rolando Olmos en el paso del tren antiguo por Llay-Llay hace unos años atrás. Al menos sirvió para mostrar a los turistas una realidad que no es tal y ellos se dieron cuenta.

Estación de Ferrocarriles de Llay-Llay

El abandono de la Estación es total, basta ver esta postal para creer que dentro los trenes esperan a los pasajeros que viajan a Santiago o Valparaíso o al Ramal a Los Andes, pero ni lo uno ni lo otro, es una triste postal de la decadencia de un sistema ciego que no vislumbra que el progreso de los pueblos se ha dado a través del ferrocarril.

Estación de Llay-Llay a fines de los años 70

El flujo de pasajeros era inmenso en aquellos años, no saberlo yo que viajaba Martes y Viernes con mi papá a Santiago a vender ajos a la Vega Central. Qué tiempos aquellos con las venteras de sandwish de jamón  y palta, (cuando el jamón realmente ¡¡¡¡¡era jamón!!!!!, de aquel que preparaba artesanalmente don Carlos Vilches).

Las Victorias típicas de la estación.

Las Victorias eran de lo más pintoresco del Estación de Llay-Llay.¡Cómo no recordar a Juanito Saavedra, sl Sr. Durán y tantos otros que ya no comparten este mundo y manejan a guascazo limpio a sus briosos y otras veces lerdos corceles por las calles celestiales. La Rosa Elvira era una usuaria habitual de estos móviles históricos para ir a vender empanadas, pasteles de choclo, humitas y pan amasado a las faenas de Siraquiam Sarraf  o a los Secaderos de Jorge Prieto.

Ayer y Hoy de la Estación

En estas gráficas no hay ningún tratamiento a las fotografías, es la realidad con a lo menos dos décadas de diferencia del Estación de Ferrocarriles: En la parte alta cuando los antiguos taxis guiados por  don Juan Zuñiga, el sr. Acra, Sr. Valenzuela, Pizarro y otros que mi memoria juvenil no retiene injustamente olvida. Abajo, la de hace algunos años atrás, pintadita con palmeras creciditas, pero sin calor humano.

Esto es lo que queda. ¡Sin comentarios!

Esto es lo que queda

Si deseas contar tu anècdota enviala al correo jobracas@gmail.com

Este Sitio ha sido creado para dar a conocer la Capital Mundial del Viento: Llay-Llay y está permitida su reproducción parcial o total a todos los coterraneos, amigos, y a todo el mundo sin exclusión.